Nuevo accesorio de moda: el falso flequillo

La versatilidad que proporciona el flequillo a cualquier tipo de look, le convierte en un gran aliado a la hora de cambiar de imagen sin tener que realizar drásticos cortes ni de alterar la coloración de nuestra melena.

flequillo1

Ya sea corto, largo, despuntado, recto, asimétrico… siempre ha estado presente en numerosos estilos de peinado. Pero es precisamente ahora cuando los flequillos han vuelto con más fuerza que nunca. Tanto es así, que no son pocas las famosas que lo lucen como si de un complemento más se tratase.

El “flequillo postizo” o “falso flequillo” suele ser la opción más elegida por todas ellas, ya que evita el uso de las tijeras y permite cambiar de imagen en cuestión de unos pocos minutos y por un tiempo limitado.

Uno de los más admirados es el que Penélope Cruz suele escoger para acudir a numerosos eventos. La actriz es una de las grandes “culpables” del comienzo de esta moda que se extiende cada día más, ya que su elegante estilo es uno de los más admirados e imitados entre las celebrities. Elsa Pataky, Mónica Cruz, Katy Perry, Kim Kardashian, Jennifer Lopez y Mariah Carey son también adeptas a esta opción para enmarcar el rostro tan rápida y práctica como elegante.

flequillo2

Son múltiples los salones de belleza que ofrecen este rápido cambio de look para aquellas que no quieren arriesgarse a hacer uso de la tijera. Aunque también podemos elegir la opción de colocarlo en nuestra propia casa. Unos 10 minutos son suficientes para elegir la longitud del flequillo que queramos llevar y peinarlo o cortarlo de la forma que deseemos.

Normalmente suelen colocarse a modo de “peineta” desde la parte central de la cabeza, muy a menudo bajo peinados como moños altos y trenzas diadema, ya que le proporcionan un aspecto mucho más natural, sin necesidad de usar pegamentos ni perder varias horas frente al espejo.

En cuanto al precio de esta variación de las extensiones, depende obviamente de la calidad del pelo a elegir. Lo más recomendable es optar por un postizo de pelo natural (entre 75 € y 150 €, dependiendo si decidimos alquilarlo o comprarlo), que nos permitirá lavarlo, teñirlo y peinarlo cuantas veces deseemos. Así obtendremos un resultado mucho más favorecedor que con un flequillo de pelo sintético (unos 10 € aproximadamente).

Fuente Imagen 1 por Vogue

Fuente Imagen 2 por Tras la pista de Paula Echevarría

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *